sábado, 31 de diciembre de 2011

The end.

Jamás quise escribir sobre mi año pasado, pero esta vez lo vi totalmente necesario.

Este año, fue un año lleno de experiencias y de aprendizajes.
Este segundo semestre aprendí a cerrar etapas, dejé pasar cosas y personas que estaban atoradas y que no encajaban conmigo, en mi vida. Logré abrir los ojos, mi mente y mi corazón para hacerme bien a mi misma, con tal de no seguir amarrada en lo mismo.
Conocí gente, mucha gente... Sólo algunas valían la pena y me enorgullece tener a esas personas a mi lado y espero que lo sigan haciendo.
Viví tantas, tantas cosas... Buenas y malas, dulces y amargas.
Deseché las cosas malas que habían en mi vida, personas y todo lo demás. Me di cuenta quien realmente valía la pena. Amistades de 5 años se fueron a la basura, por mera falsedad y no me arrepiento... No me arrepiento para nada, porque sé, que di todo de mí y traté de ser siempre la mejor, a comparación de ellos.
Lloré, reí, salté, grité, me enamoré y jamás... jamás y en ningún momento fingí nada.
Me arriesgué, y salté sin miedo y gracias a eso, hoy en día soy la mujer más feliz del mundo!
Aprendí, el valor de la aburrida y manoseada frase "el que no se arriesga no gana" .
Aprendí a valorar más los detalles de la vida, las cosas simples y hermosas. Aprendí a darle un significado especial a cada rinconcito, A ser más simple y relajada, A tomarme las cosas con humor en vez de amargura, y a no tenerle miedo a ciertas situaciones.

Me arrepiento?
No me arrepiento de absolutamente nada... Porque, ahora pensándolo MUY BIEN, quizás me haya arrepentido tanto de haber perdido el tiempo. Pero gracias a eso, viví todo lo que viví, y gracias a eso, estoy donde estoy y con un poco más de experiencia en la vida.

2 comentarios: